Saint Seiya Sacred Battles

Un foro de rol y conocimientos Basado en la famosa serie animada Saint Seiya.
 
PortalÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Enfrentando el helado dolor

Ir abajo 
AutorMensaje
Melody
Sombras
avatar

Aries Mensajes : 7
Cosmos : 7
Fecha de inscripción : 01/08/2010
Edad : 25
Localización : Palacio Valhala

Estatus de Vida
Nilve de Caballero:
1/200  (1/200)
Estatus de Vida:
1/2000  (1/2000)

MensajeTema: Enfrentando el helado dolor   Mar Ago 17, 2010 1:47 pm

Debo llevar esto... Y esto también...-Murmuraba Melody mientras se hacía de las cosas indispensables para su viaje. Derrepente a su casa entra un hombre senil a quien ella acostumbraba llamar "abuelo", recibiendolo con una sonrisa y un abrazo decide contarle sobre su misión como aspirante a Diosa Guerrera.-


Abuelo, qué crees? Por fin lo he logrado! Tengo mi gran oportunidad de demostrar cuanto valgo y si lo logro el mismisimo señor Odín me hará una de sus Dioses Guerreros. No es increible?-La joven chica, emocionada por los recientes sucesos no paraba de hablar y no dejaba responder a su abuelo quien parecía decidido a contarle algo importante, algo que tal vez cambiaría ese alegre semblante por uno más sombrío.-


Es un poco extraño... El señor Odín me ha mandado a meditar en unas ruinas para dejar atras el odio y los malos sentimientos...


Entiendo... Odias a alguien, Melody?-Preguntó el anciano con un semblante serio.-


No abuelito... Por eso me pareció raro que me encomendaran algo asi, pero supongo que será mas facil de esta forma... Sólo tendré que sentarme en la nieve algunos días y meditar, bastante simple no?-Mientras ella hablaba el anciano se había puesto a buscar algo entre las gavetas de una cómoda que estaba en otra habitación, cuando por fin lo obtuvo regresó con Melody quien ya había notado su ausencia al poco rato que se fue.-


Si te estaba aburriendo pudiste habermelo...


Creo que ya es momento de que sepas la verdad Melody.-Dijo el anciano extendiendo frente a ella un sobre, ella lo tomó en sus manos mientras miraba extrañada a su abuelo quien se retiró al entregarselo, cerrando la puerta de la habitación. Aquella carta iba dirigida a ella, de una mujer que afirmaba ser su madre. Se veía un poco viejo y gastado el papel por la humedad, sin embargo se podía leer con claridad lo que decía. Era el distante y oculto pasado de Melody plasmado en papel, desde sus origenes en Rusia hasta el asesinato de sus padres en Asgard. Al leer aquello las lagrimas empezaron a brotar de sus ojos como margaritas de la nieve al acabar el invierno. Después de horas de encierro, Melody decide salir con aquel sobre en su mano y con una mochila al hombro.-


Debía decirtelo cuando estuvieras lista...


Lo entiendo... Y estoy muy agradecida por todo lo que haz hecho por mi; sin embargo, aun no estoy lista para perdonar tantos años de mentiras...-Sin decir una sola palabra más, la joven aspirante a Diosa Guerrera partió hacia el cumplimiento de su misión en las Ruinas Heladas. Eran tres días de camino los necesarios para llegar y yendo a pie las cosas serían mucho más difíciles, sin embargo no iba a retroceder. El primer día transcurrió sin problemas,-


Ya está anocheciendo... Será mejor que busque un lugar donde resguardarme del frío...-Y así lo hizo, unos kilómetros más adelante se encontraba una cueva vacía donde podía pasar la noche. No tardó mucho en quedarse dormida mientras en su subconsciente un sueño se iba formando: Se veía a si misma observando la muerte de sus padres y luego ante ella aparecía una extraña y hermosa lira. Los últimos dos días de su viaje los pasó atormentada por ese sueño pero después de todo logró llegar a su destino.-


Por fin! Estas son las Ruinas Heladas...-Una vez explorado los alrededores Melody busca el centro de las ruinas. Era un lugar bastante tranquilo pero de todas las ruinas, ahí era donde más frío hacía. Habían trozos de hielo enormes que parecían espejos y en medio de ellos una pieza de mármol totalmente redonda, en la cual la chica se sentó a meditar pero no tardó mucho para que aquellos sentimientos recién adquiridos la interrumpiesen.-


Por qué demonios estoy haciendo esto? Ni siquiera pertenezco aquí...


Protegeré esta tierra! -Dice una voz infantil-


Recuerdo haber dicho eso hace mucho...


Porque aquí vive mi abuelito.


Él no es mi verdadera familia.


Y mis amigos...


Ya se han ido todos...


El abuelo me regaló una lira, estoy tan feliz!


Resultó ser de mi difunto padre...


Yo... No tengo padres... Nunca los conocí...


Claro, porque esta tierra me los arrebató...


Como quisiera...


BASTA! -Ese grito resonó en todo el lugar seguido por las incontenibles lagrimas de Melody quien sólo se encogió de hombros y abrazándose a sí misma, llamó a sus padres en silencio. Casi inmediatamente en un arranque de ira, ella se levantó y con el puño atravesó uno de los trozos de hielo que rodeaban el lugar.


Yo... Los odio... A todos...-La sangre empezó a brotar de su mano y a deslizarse por el hielo, sin embargo ella no sentía dolor físico alguno.- Todos esos asesinos de esta maldita tierra no merecen mas que la muerte!- La sangre derramada se mezclaba con la nieve y esta con las lagrimas que Melody derramaba. Así estuvo unos minutos hasta que sacó su mano del hielo que empezó a desmoronarse mientras ella se apartaba...-


>Cuatros días después<


Ya llevo cuatro días aquí y no he logrado nada... Esto sólo prueba que soy una inútil, no puedo quitarme este odio que siento... Pero como podría después de saber todo lo que sé ahora? -Sin hallar otro escape a su dolor, Melody toma la lira de su padre y empieza a tocarla. Aquella melodía era tan hermosa como triste, haría llorar a cualquiera con sólo escucharla. Al acabar la melodía, ya no sentía odio alguno y de hecho ya no se encontraba en el mismo sitio, al abrir sus ojos notó como estaba en un lugar totalmente vacío y enseguida unas voces se hicieron presentes...-


Melody? Oh cariño mira que hermosa se ha puesto...


Casi tanto como su madre...


Qu-quienes son? Muestrense! -Dijo ella viendo hacia todos lados buscando a los dueños de esas voces.-


Lo lamento querida mía pero justo ahora no podrás vernos...


Tu madre tiene razón, estamos impedidos para hacer eso.


Mi... Madre...? -Dijo pestañeando incredula.-


No me sorprende que no nos creas, nos fuimos cuando eras muy pequeña y derrepente aparecemos así...


Veo que aún conservas la lira que te dejé y aprendiste a tocarla además, estoy muy contento. Pero no hemos venido a hablar de esto...


Sabemos que estas pasando por malos momentos, justo ahora estás dolida por enterarte de lo que nos pasó pero eso que sientes, querida, no es odio...


Y no debes dejar que se convierta en tal cosa, el odio no va contigo... Anímate! No nos hemos ido del todo, siempre te hemos cuidado y siempre lo vamos a hacer, olvídate del pasado...


Pero madre, padre... Cómo me piden que lo olvide? Sus vidas fueron arrebatadas injustamente...


Eso no importa ya... Nosotros aceptamos la muerte felices porque tu haz logrado sobrevivir...


Madre...-Murmuró rompiendo en llanto.-


Melody... Cada vez que estés triste o molesta e incluso alegre, no te reprimas. Toca esa lira de acuerdo a como te sientas y verás como todo mejora...


Esta bien padre, lo haré...-Dijo con la voz quebrantada


Y ahora, déjanos escuchar esa hermosa melodía que tocabas hace un momento...


-A petición de su madre, Melody empezó a tocar la misma melodía de antes y al finalizarla estaba devuelta en las ruinas, acostada de medio lado en el piso a abrazando la lira de su padre.-


Fue... Un sueño? - Preguntó mientras se levantaba.- Lo que haya sido... Estoy feliz de que haya pasado...-Dijo mirando cariñosamente su lira y lo siguiente que vio fue un fuerte resplandor proveniente de uno de los pilares de hielo de los alrededores y algo en su interior le dijo que debía romperlo, así que elevó un poco su cosmos y con una patada rompió el pilar, el resplandor se hizo más fuerte y no permitía visibilidad alguna.- Qué es eso...? -El resplandor se disipó y quedó al descubierto el tótem de la Armadura de Benetash Eta.- Esa es... La armadura!... Eso significa que...-Estaba totalmente perpleja, no podía creer que ante sus ojos estuviese la armadura que tanto deseaba.- Lo logré!! Padre, madre... Muchas gracias...-Y así Melody obtuvo su armadura, ahora sólo debía volver con el dios Odín.-


Esta noche descansaré y mañana a primera hora emprenderé mi camino de vuelta hacia el Palacio Valhala...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Enfrentando el helado dolor
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Mujer-dolor
» DOLOR Y FE
» Solo dolor
» -Helado sin lactosa
» NO HAY DOLOR!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Saint Seiya Sacred Battles :: 
Santuarios
 :: Las Ruinas Heladas
-
Cambiar a: